1. Help Center
  2. Spanish
  3. Ayuda para tareas de transcripción de audio

Lunfardo: Modismos en el Río de la Plata. (Argentina-Uruguay)

Empezaremos haciendo un breve resumen de la historia y el nacimiento de esta lengua formada en la urbe de la República Argentina.

El Lunfardo, como bien ya dijimos arriba, es una variedad lingüística del habla característica de la urbanización argentina, criada principalmente en la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores. 

Originalmente llamado ‘el idioma de los ladrones’, las primeras claves lunfardas nacieron como un idioma carcelario. Fundamentalmente nutrido por la inmigración europea -y mayoritariamente italiana- en Argentina, con lógica complicidad de la jerga criolla, fue tomando forma para ser absorbido rápidamente por las clases baja y media, para posteriormente ya insertarse en la lengua popular a través del habitual boca en boca, o al ser utilizado en expresiones artísticas como en las letras de tango, por ejemplo.

*Así como nació el Lunfardo, entre migraciones, esperanzas de desarrollo y la búsqueda de una identidad sin encasillarse en el vocabulario regido por el ‘Imperio Español’, también se fueron formando otros ‘lunfardos’ en los diferentes países de Hispanoamérica, creando sus propias variantes de la lengua española, cada una siendo particular de su respectiva ubicación geográfica.

 

En Atexto se puede trabajar desde gran parte del mundo, (en el siguiente enlace puedes ver los países desde los cuales puedes ser parte de la plataforma: https://support.atexto.com/article/spanish-puedo-trabajar-desde-mi-pais) y siempre lo recomendable es realizar tareas en tu lengua nativa, aunque esta condición puede presentar excepciones en las personas provenientes de diferentes países hispanohablantes, ya que tienen la ¿ventaja? de tener un gran porcentaje de la lengua en común, al estar la mayoría fuertemente anexados con el vocablo madre: el español. Es por eso que en ciertos casos es posible realizar una transcripción de calidad tomando una tarea que no pertenezca a tu lengua madre, como podría ser alguien de México u otro país hispano realizando una tarea de Español Argentino-Uruguay o viceversa. Para que estos trabajos tengan una mejor terminación y menos consecuencias tanto para el producto final como para el propio colaborador, vamos a hacer un repaso por las palabras claves pertenecientes al ‘lunfardismo’ rioplatense para adentrarnos con un poco más de noción y contexto a la hora de transcribir en este idioma (Argentina-Uruguay), y así poderle dar un mejor pulido al trabajo.

 


*Vamos a empezar con un par de muletillas clásicas en la estructura dialéctica argentina:

 

Che

La RAE lo define como interjección para llamar, detener o pedir atención; o para denotar asombro o sorpresa, aunque generalmente también es utilizado como muletilla o vocativo (con función apelativa en reemplazo del nombre de la persona a la cual nos estamos dirigiendo)


Ejemplos: ‘Che, vos, vení para acá’


‘Che, señora, se le cayó la billetera’


‘Que frío que hace, che’


‘Te dije que sí, che, ¿no me escuchaste?’

Boludo

Fuera de su acepción de necio/estúpido la palabra ‘boludo’ se ha transformado en un latiguillo imprescindible y particular dentro del discurso cuasi-formal argentino, además de cumplir función también como vocativo y apodo genérico. Para algunos académicos puede tener cierto significado y sonido vulgar, pero es uno de los términos más autóctonos y usados de la región. -este último dato está sentenciado en el Atlas Sonoro elaborado en el VI Congreso Internacional de la Lengua Española.-


Ejemplos: ‘Che… dale boludo, apurate’


‘Haceme caso una vez en tu vida boludo, por favor te lo pido’

¿Viste?

Institucionalmente ligado a la segunda persona del pretérito indefinido del verbo ‘ver’, pero en Argentina es muy común utilizarlo como muletilla retórica. Significa algo como “¿sabes?” o “¿verdad?” en otros países hispanohablantes.


Ejemplos: ‘Porque él acaba de llegar de viaje, ¿viste?’


‘Los pedidos se tienen que realizar con dos días de anticipación, ¿viste? entonces…’

 

*El corpus rioplatense ha forjado una gama bastante interesante de vocativos, la mayoría de ellos son utilizados sólo para hacer distinciones genéricas. Aunque hay algunas referencias por edades.

 

Pibe/Piba

Más relacionado a la niñez y adolescencia. (Chico/Chica)

Flaco/Flaca

Más allá expresar delgadez en una persona, se utiliza también para referirse a un hombre o una mujer respectivamente, más allá de su aspecto físico. (Hombre/Mujer)

Tipo/Mina

Más relacionado a la pre adultez y adultez. (Hombre/Mujer)

Chabón/Chabona

Más relacionado a la pre adultez y adultez. (Hombre/Mujer)

Chango/Changa

Más relacionado a la niñez y adolescencia. (Chico/Chica)

Boludo/Boluda

(Hombre/Mujer)

 

*Así también, como en otros países, posee distintas formas para hacer referencia al dinero.

Guita

Forma más popular de llamar al dinero en Argentina. No hace referencia a montos ni cantidades, puede ser ‘mucha guita’ como ‘poca guita’


Ejemplo: ‘No te olvides de traerme la guita’

Plata

Otra de las maneras más populares de llamar al dinero, un poco más formal que guita. Al igual que la definición de arriba, puede ser ‘mucha plata’ como ‘poca plata’


Ejemplo: ‘Cuando deposités la plata, volvé a comunicarte’

Chirola/s

Acá si hacemos una distinción monetaria, una chirola es una cantidad ínfima de dinero o monedas.


Ejemplo: ‘No me fue muy bien con el negocio, las ganancias fueron tres chirolas locas’

Mango/s

Mango puede ser sinónimo de peso, tanto con cantidades chicas como grandes.


Ejemplo: ‘El vendedor me dijo que tengo que juntar diez, mil mangos para el jueves; una locura’


Ejemplo 2: ‘El vuelto fueron diez mangos’

Luca

Las lucas, otro término muy acuñado a la hora de hablar con montos determinados. Una luca son mil pesos.


Siguiendo el ejemplo de la fila anterior:

‘El vendedor me dijo que tengo que juntar diez lucas para el jueves; una locura’

Palo

Al igual que la luca, otro sello característico a la hora de hablar de dinero, esta vez haciendo referencia a cantidades grandísimas. Un palo es un millón.


Ejemplo: ‘La fortuna de ese tipo ronda los cuarenta y ocho palos’

Verdes

Los verdes son los dólares. Puede ir acompañando a luca o palo para indicar que son montos cotizados en la divisa estadounidense.


‘Un palo verde’, es un millón de dólares.


‘Tres lucas verdes’, son tres mil dólares.

 

Ya que al hablar de plata muchas veces se utilizan números, acá les dejo un enlace para escribirlos correctamente al trabajar en la plataforma: https://support.atexto.com/article/spanish-como-debemos-transcribir-numeros

 

*Ahora vamos a pasar a una serie de adjetivos fermentados en este modismo:

 

Capo

Persona muy hábil, que posee amplios conocimientos sobre una materia o actividad.


Ejemplo: ‘¿Viste que golazo hizo Messi? Es un capo.’

Atorrante

Ordinario, haragán. Tiene una carga despectiva.


Ejemplos: ‘Te dije que no hicieras eso, sos un atorrante. Mirá...’


‘De joven era un atorrante, faltaba a clases todo los días’


‘Ese pibe es un atorrante, no labura porque no quiere y lo mantienen’

Chanta

Quien dice que se jacta de capacidades o conocimientos que a fin de cuentas no posee. Timador.


Ejemplo: ‘Yo te dije que no tenías que transar con él, no es de fiar ese pibe, es medio chanta’

Bacán

Dicho de una persona refinada y de buena posición social; de trato amable y amistoso; refinada y de buena posición social.

Dicho de una cosa; de excelente factura y calidad.


Ejemplo: “Yo no sé de dónde saca la plata, pero sí, seguro… el tipo vive como un bacán’

Groso

Grande. Similar a ‘capo’, los dos de origen italiano. De grandes cualidades o gran aspecto/tamaño.


Ejemplo: ‘Es uno de los técnicos más grosos que tenemos en la empresa’

Trucho

Falso, mala calidad. De dudosa procedencia. Adulterado.


Ejemplo: ‘Este pasaporte es trucho, no sirve para viajar’

Piola

Dícese de alguien simpático, oportuno, que tiene entendimiento de una situación. Sensato y simpático.


Ejemplo: ‘Ayer cené con tu hermano, me pareció súper buena onda, piola el chabón’

Macanudo

Bueno, agradable. “Buena onda” se le diría también dentro de este coloquio Sorprendente por sus extraordinarias capacidades. De muy buena calidad.


Ejemplo: ‘¿Mi jefe? No, es macanudo, muchas veces nos deja salir más temprano’

 

Autor:  Alejandro Godino